Recuerdo como si fuera ayer la primera experiencia sexual con un guarrito, un gordito cachondo que me hizo conocer todas las estrellas con ayuda de su pene. Con suavidad y mucha delicadeza me dio un baño de la mejor lefa que haya probado jamas.